lunes, 16 de mayo de 2022

#136 Bloom (Emily Dickinson)

Ayer era el aniversario de la muerte de Emily Dickinson. La poeta tenía una pasión por las plantas y a lo largo de los años completó un herbario con una devoción notable, como bien se ve en el cuaderno, que se guarda como un tesoro en Harvard, ahora disponible en versión digital.

Para su proyecto The Universe in Verse, Maria Popova pidió a Joan Police Woman que pusiera música a uno de los poemas de Emily Dickinson. Ohara Hale creó las ilustraciones, inspiradas en el herbario. Muy chulo todo, la verdad. 


BLOOM

Bloom — is Result — to meet a Flower
And casually glance
Would cause one scarcely to suspect
The minor Circumstance
Assisting in the Bright Affair
So intricately done
Then offered as a Butterfly
To the Meridian —
To pack the Bud — oppose the Worm —
Obtain its right of Dew —
Adjust the Heat — elude the Wind —
Escape the prowling Bee
Great Nature not to disappoint
Awaiting Her that Day —
To be a Flower, is profound
Responsibility —

domingo, 15 de mayo de 2022

#135 Tú eres el lenguaje (Federico Gallego Ripoll)

 

(via)

Tú eres el lenguaje.

(Eres el vuelo, el borde y la raíz.
Eres la ausencia de adjetivos,
el gozo y el dolor de la memoria,
el color de esos ojos y el insomnio del gato.
Lo mensurable en no y en sí lo infinitésimo,
el corazón del hambre
y el cáncer que hace mar la geometría
purísima del agua.
El quasar, el protón, el llanto, lo que crece
sin semilla,
lo que no tiene diástole ni sombra,
la baba inteligente de Hawking,
lo sustractivo y vertical, lo inquebrantable.
Eres el azafrán, el centro de la tinta).

Y yo te balbuceo.

sábado, 14 de mayo de 2022

#134 Saint Sinatra (Angela Alaimo O'Donnell)

 Hoy es el aniversario de la muerte de Frank Sinatra. Escuchen una canción y que las damas se deleiten con este poema.

(via)

SAINT SINATRA 

“Saints are the most excellent of voices, the most brilliant of stars.” 

–Cardinal Avery Dulles


Croon to me, Baby,
blue-eyes smiling,


So Easy to Love
Night and Day,


skinny legs draped
in gabardine as you sway


sweet and easy, singing.
The mike your attribute,


lucky close to those lips,
In other words, baby, kiss me.


I’ve Got a Crush on You, Sweetie Pie,
You, Sicilian Saint of Song,


the one girls pray to when we lie
awake, pictures of boys in our heads,


each of them holy-card pretty as you
only In the Blue of Evening.


You and the Night and the Music
much more than we can stand,


we fall to our knobby knees,
genuflect to your smooth


slide down the scale of desire,
a true tune we know and can’t carry.


O Hoboken Hero of Eros,
Star-eyed Stranger in the Night,


Pray for us, Sinner. Sing us alive.
Take these Valentine hearts from our hands.

viernes, 13 de mayo de 2022

#133 De la fragilidad (J. R. Barat)

Este poema lo leí al hilo de un comentario de Enrique García-Máiquez en que menciona el kintsugi, la técnica japonesa de reparar cerámicas rotas con resinas mezcladas con oro, de modo que el objeto reparado es mucho más valioso que el original. Este año he leído "A Theology of Making", un libro de Makoto Fujimura que tiene comentarios estupendos acerca del simbolismo de esta técnica. De él he aprendido que "kin" significa "oro" y "tsugi" significa "reparar" pero también "unir generaciones".


(via)


DE LA FRAGILIDAD

 

La jarra se rompió.

Era roja, de barro. Contenía

en su vientre vacío

la historia familiar.

Era parte de aquella vajilla que la abuela

compró cuando era joven.

La gastaba mi abuelo

para guardar la miel que producían

sus viejos colmenares.

Mi padre la llenaba de mistela

que él mismo fabricaba

con uva moscatel y con amor.

Cuando yo la heredé,

decidí utilizarla para el vino

los domingos y fiestas de guardar.

Mi hijo prefería

emplearla para la limonada

con hielo machacado

y unas hojas de menta.

Fue mi nieta, al cogerla una mañana

entre sus tiernas manos

quien la dejó caer por accidente.

Al estrellarse contra el suelo

el tiempo se hizo añicos.

Comprobé que una jarra,

al igual que la vida,

y al giual que la historia de los hombres,

está hecha de sueños y de barro.

Y es frágil y es fugaz.

Brutalmente fugaz. 

jueves, 12 de mayo de 2022

#132 God's Grandeur (Gerard Manley Hopkins)

Se acaban de terminar mis vacaciones en el Norte de California. Tuve la suerte de celebrar la víspera de mi cumpleaños en Yosemite, God's greatest cathedral, y muchas oportunidades de ir en largas caminatas en Point Reyes, donde vi, entre otras maravillas, un puma salvaje y al menos 20 especies de aves que no había visto antes. Pensé mucho en este poema, que he decidido aprenderme de memoria.

(via)


GOD'S GRANDEUR 

The world is charged with the grandeur of God.
    It will flame out, like shining from shook foil;
    It gathers to a greatness, like the ooze of oil
Crushed. Why do men then now not reck his rod?
Generations have trod, have trod, have trod;
    And all is seared with trade; bleared, smeared with toil;
    And wears man's smudge and shares man's smell: the soil
Is bare now, nor can foot feel, being shod.

And for all this, nature is never spent;
    There lives the dearest freshness deep down things;
And though the last lights off the black West went
    Oh, morning, at the brown brink eastward, springs —
Because the Holy Ghost over the bent
    World broods with warm breast and with ah! bright wings.

miércoles, 11 de mayo de 2022

#131 Soneto para pedir por mis manos (Manuel Alcántara)

Llego un poco tarde hoy, porque he estado de viaje y (vae mihi!) me he dejado el ordenador en el aeropuerto. Lo han encontrado pero es incierto cuándo me llega. Ya mis manos, ay, lo echan de menos.


(via)


SONETO PARA PEDIR POR MIS MANOS


Andan cerca de mí: sólo un momento

antes que el corazón, casi a mi lado.

Han nacido conmigo, a mi cuidado;

se mueven al sudeste de mi aliento.


Cada vez que hablo os digo que las siento

hablar en mi favor. Acostumbrado

me tienen a su peso, a su cansado

modo de partirse por el viento.


Yo las quiero. Me sirven bien. Y os juro

que han querido tocar hasta el misterio

y el techo del amor a todo trance.


Un día llorarán. Estoy seguro.

Cuando se pongan a pensar, en serio,

en las cosas que estaban a su alcance.

 


martes, 10 de mayo de 2022

#130 Questions About Angels (Billy Collins)

A Billy Collins le tengo un cariño especial. He disfrutado y aprendido mucho leyéndolo. Billy Collins ha hecho un arte del buen humor en la poesía. En Masterclass tiene un curso "on reading and writing poetry" estupendo, que recomiendo vivamente, pero lo esencial se puede encontrar en un ensayo sobre los placeres de la poesía, que captura bastante bien el qué y por qué de la poesía. 

Billy Collins logra hacer reír y llorar en un mismo poema, va de lo más mundano a lo más sublime con esa maestría que pasa desapercibida y uno termina de leerle conmovido, sin saber muy bien por qué, si de lo que estábamos hablando era del salero de la cocina. 

En varios borradores he ido cambiando el poema que plantaría en este jardín, pero finalmente me decido por este, aprovechando que acabo de terminar una clase en la que, entre cosas, hablamos de los ángeles y terminé por leer este poema.

QUESTIONS ABOUT ANGELS 

Of all the questions you might want to ask
about angels, the only one you ever hear
is how many can dance on the head of a pin.

No curiosity about how they pass the eternal time
besides circling the Throne chanting in Latin
or delivering a crust of bread to a hermit on earth
or guiding a boy and girl across a rickety wooden bridge.

Do they fly through God's body and come out singing?
Do they swing like children from the hinges
of the spirit world saying their names backwards and forwards?
Do they sit alone in little gardens changing colors?

What about their sleeping habits, the fabric of their robes,
their diet of unfiltered divine light?
What goes on inside their luminous heads? Is there a wall
these tall presences can look over and see hell?

If an angel fell off a cloud, would he leave a hole
in a river and would the hole float along endlessly
filled with the silent letters of every angelic word?

If an angel delivered the mail, would he arrive
in a blinding rush of wings or would he just assume
the appearance of the regular mailman and
whistle up the driveway reading the postcards?

No, the medieval theologians control the court.
The only question you ever hear is about
the little dance floor on the head of a pin
where halos are meant to converge and drift invisibly.

It is designed to make us think in millions,
billions, to make us run out of numbers and collapse
into infinity, but perhaps the answer is simply one:
one female angel dancing alone in her stocking feet,
a small jazz combo working in the background.

She sways like a branch in the wind, her beautiful
eyes closed, and the tall thin bassist leans over
to glance at his watch because she has been dancing
forever, and now it is very late, even for musicians.