sábado, 3 de diciembre de 2022

#337 La Anunciación – Encarnación (Félix Lope de Vega)

(via)

LA ANUNCIACIÓN - ENCARNACIÓN


Estaba María santa

contemplando las grandezas

de la que de Dios sería

Madre santa y Virgen bella.

El libro en la mano hermosa,

que escribieron los profetas,

cuanto dicen de la Virgen

¡oh qué bien que lo contempla!

Madre de Dios y virgen entera,

Madre de Dios, divina doncella.

Bajó del cielo un arcángel,

Y haciéndole reverencia,

Dios te salve, le decía,

María, de gracia llena.

Admirada está la Virgen

cuando al Sí de su respuesta

tomó el Verbo carne humana,

y salió el sol de la estrella.

Madre de Dios y virgen entera,

Madre de Dios, divina doncella.


viernes, 2 de diciembre de 2022

#336 Ave Maria Gratia Plena (Oscar Wilde)

¡Qué todo un Dios entre en el mundo tan silenciosamente!

(via)

AVE MARIA GRATIA PLENA


Was this His coming! I had hoped to see
A scene of wondrous glory, as was told
Of some great God who in a rain of gold
Broke open bars and fell on Danae:
Or a dread vision as when Semele
Sickening for love and unappeased desire
Prayed to see God's clear body, and the fire
Caught her brown limbs and slew her utterly:
With such glad dreams I sought this holy place,
And now with wondering eyes and heart I stand
Before this supreme mystery of Love:
Some kneeling girl with passionless pale face,
An angel with a lily in his hand,
And over both the white wings of a Dove.

jueves, 1 de diciembre de 2022

#335 La Anunciación - Beato Angélico (Manuel Machado)

Primero de diciembre, Adviento, tiempo de esperanza. 

Zooming out, hasta el comienzo de la creación, y están generaciones y generaciones esperando la venida del Redentor.

Zooming in, hasta la plenitud y de los tiempos,  y está María esperando el nacimiento de su Hijo. 

Es lo que Fray Angélico captura tan bien en su cuadro.

Como el Adviento es un tiempo muy mariano, esta primera semana hasta la fiesta de la Inmaculada, vamos a celebrar con poemas a la Virgen, sobre todos aquellos que celebran su maternidad. 

(via)

LA ANUNCIACIÓN - BEATO ANGÉLICO

La campanada blanca de maitines

al seráfico artista ha despertado,

y al ponerse a pintar, tiene a su lado,

un coro de rosados querubines.


Y ellos le enseñan cómo se ilumina

la frente, y las mejillas ideales

de María, los ojos virginales,

la mano transparente y ambarina.


Y el candor le presentan de sus alas

para que copie su infantil blancura

en las alas del ángel celestial,


que, ataviado de perlinas galas,

fecunda el seno de la Virgen pura,

como el rayo de sol por el cristal.

miércoles, 30 de noviembre de 2022

#334 Dying Speech of an Old Philosopher (Walter Savage Landor)

Poco antes de morir, el filósofo Richard Rorty publicó un ensayo en la revista Poetry titulado "El fuego de la vida". Es un ensayo muy breve y muy bonito en el que compara el lenguaje de la filosofía y la poesía, y cómo desde que le diagnosticaron el cáncer de páncreas, no ha ido a refugiarse en la filosofía, a la que dedicó su vida, sino en la poesía. 

¿Algún remordimiento? El que confiesa en el ensayo (seguro tendría otros) es no haber pasado más tiempo leyendo poesía. Un remordimiento que compara con no haber pasado más tiempo con sus amigos. 

Y con este ensayo y este poema, uno de los que Rorty cuenta que estaba recitando en sus últimos días, concluimos este mes de considerar la muerte en la poesía.

(via)


DYING SPEECH OF AN OLD PHILOSOPHER

I strove with none, for none was worth my strife: 

Nature I loved, and, next to Nature, Art:

I warm’d both hands before the fire of Life; 

It sinks; and I am ready to depart.

martes, 29 de noviembre de 2022

#333 Eclesiastés (José Jiménez Lozano)

(via)


ECLESIASTÉS

 

¡Oh! ¿Y yo no estaré ya

para cuando florezcan?

La tierra que me cubra

¿no dará rosas?

¿Sólo hay olvido, ni niebla de memoria

bajo las hierbas rústicas?

¿En qué blasón antiguo

habéis visto ennoblecido el heno?

Hoy, está en su verdor

y mañana

lo arrojarán al horno.

Pero sabed que fui,

que viví y he existido.

Mi nombre no os importe:

podéis pisar el césped,

recostaros. 

lunes, 28 de noviembre de 2022

#332 Do not go gentle into that good night (Dylan Thomas)

Vamos concluyendo ya este mes de noviembre. Estos tres últimos días hay que terminarlos por lo alto. 

Aquí hay una grabación de Dylan Thomas recitando su célebre y maravillosa villanella. 

(via)

DO NOT GO GENTLE INTO THAT GOOD NIGHT 

Do not go gentle into that good night,

Old age should burn and rave at close of day;

Rage, rage against the dying of the light.


Though wise men at their end know dark is right,

Because their words had forked no lightning they

Do not go gentle into that good night.


Good men, the last wave by, crying how bright

Their frail deeds might have danced in a green bay,

Rage, rage against the dying of the light.


Wild men who caught and sang the sun in flight,

And learn, too late, they grieved it on its way,

Do not go gentle into that good night.


Grave men, near death, who see with blinding sight

Blind eyes could blaze like meteors and be gay,

Rage, rage against the dying of the light.


And you, my father, there on the sad height,

Curse, bless, me now with your fierce tears, I pray.

Do not go gentle into that good night.

Rage, rage against the dying of the light.

domingo, 27 de noviembre de 2022

#331 [Estos brillos de anuncios y de luces] (Pedro Antonio Urbina)

Este poema lo he leído en el blog de don Enrique Monasterio. Lo puso allí tras la muerte de Pedro Antonio Urbina. Nos cuenta que es poema en el que el poeta prepara su equipaje para irse al Cielo.

Y continúa:

Pensar en la muerte es empezar a llenar la maleta de buenas obras; pero no sólo: también de momentos felices, de la belleza encontrada, de las luces y los colores que nos fascinaron, de la ternura sentida y entregada. En esa maleta encontrarán sitio los versos casi olvidados, aquél que no logramos terminar, porque se nos resistía la última palabra. Y la música que nos conmovió. Y las sonrisas. Sí, yo quiero llevarme al Cielo un cargamento de sonrisas. Pensar en la muerte no es tan duro. Claro que hay que sacar la maleta del armario y limpiarla bien; quitar la basura que hemos ido acumulando con los años y dejar espacio para que Dios la llene con sus recuerdos y los nuestros. Veremos entonces que el equipaje es enorme y bellísimo. Y no pesa nada.

(via)


Estos brillos de anuncios y de luces,

estos pasos fugaces de los coches

elijo:

que empiezo ya a ordenar todas mis cosas,

las que quiero tener allí en tu casa.


Y elijo el agua con las hierbas verdes,

las mañanas de mayo con sus flores,

los montes lejos y el azul muy alto,

el aire,

la música que suena entre los chopos;


aquella tarde en que reímos tanto,

las baldosas de casa de la abuela,

ésas que eran un mar entre los muebles,

y te veía.


¡Y elijo todo!, porque no me acuerdo

y temo

dejar algo en el olvido;

y a mis amigos llévalos a casa

contigo.